¿Qué es el monotributo?

El monotributo es un régimen simplificado para pequeños contribuyentes que unifica un componente impositivo (IVA e impuesto a las ganancias) y un componente previsional (aportes jubilatorios y obra social) en una cuota mensual única, lo que hace más simple y ágil el cumplimiento de las obligaciones impositivas.

 

¿Quiénes pueden ser monotributistas?

Como indicamos anteriormente, el monotributo está dirigido a pequeños contribuyentes. Pero, ¿qué se considera como pequeño contribuyente?

Pueden ser monotributistas las personas humanas que vendan productos o presten servicios y que además:

  • durante los 12 meses inmediatos anteriores no hayan obtenido ingresos (ventas) que superen los topes establecidos para las categorías más altas;
  • no superen los parámetros físicos (superficie afectada, consumo de energía eléctrica) y alquileres devengados establecidos para las categorías más altas.

 

No pueden ser monotributistas quienes:

  • realicen más de 3 actividades simultáneas, o posean más de 3 locales comerciales;
  • realicen importaciones de bienes para comercialización posterior
  • el precio unitario, en caso de venta de bienes, supere los $ 19.269

 

¿Qué son las categorías de monotributo?

Las categorías de monotributo son agrupamientos que permiten escalonar la cuota mensual en función al volumen de actividad de cada contribuyente. Dicho agrupamiento se determina en función de 5 parámetros:

  • Tipo de actividad: venta de bienes o prestación de servicios
  • Ingresos brutos anuales
  • Superficie afectada a la actividad
  • Consumo de energía eléctrica
  • Monto de alquileres devengados

Conforme a estos parámetros, existen 11 categorías (de la A a la K) para venta de bienes y 8 categorías (de la A a la H) para prestación de servicios.

En el siguiente link (Categorías Monotributo 2019) podrás ver los parámetros máximos de cada categoría determinados para el año 2019.

 

¿Qué son las recategorizaciones y cuándo debo realizarlas?

Las recategorizaciones se realizan cada 6 meses (en enero y julio de cada año) y consisten en evaluar la actividad de los últimos 12 meses: los ingresos obtenidos, la superficie afectada, el consumo de energía eléctrica y los alquileres devengados; y contrastarla con los parámetros de la categoría en la que te encontrás inscripta. De esta evaluación puede suceder que: mantengas la categoría actual, o que debas recategorizarte a categoría más alta o más baja que la actual.

 

¿Qué sucede con los impuestos provinciales y municipales?

Como te indicamos anteriormente, con el pago de la cuota mensual del monotributo, estás pagando 2 impuestos nacionales que alcanzarían el desarrollo de tu actividad: IVA e impuesto a las ganancias.

Ahora bien, ¿qué sucede con los impuestos provinciales y municipales?

Con impuestos provinciales y municipales nos referimos a aquellos que gravan el desarrollo de actividades industriales, comerciales o de servicios. En el ámbito provincial, hablamos habitualmente del impuesto sobre los ingresos brutos; mientras que en el plano municipal, la gran mayoría de los municipios cobra una contribución o tasa sobre actividad comercial, industrial y de servicios.

En este sentido, hay provincias y municipios que han adherido al llamado Monotributo Unificado, mediante el cual a través del pago de la cuota mensual de monotributo se abona un importe adicional para cumplimentar con las obligaciones impositivas provinciales y municipales.

Por ello, se debe considerar el lugar donde desarrollás tu actividad para evaluar si aplica o no el Monotributo Unificado.

 

Si todavía no te diste de alta, en Countax te simplificamos el trámite por solo $750

 

Comenzar la Inscripción