Skip to main content Skip to search

Blog

¿Cómo elegir correctamente a tu contador?

Existen numerosas razones por la que la elección de tu contador, implica una decisión estratégica para tu negocio. Es que la elección correcta de un contador no solo te permitirá tener ordenado tu negocio en el aspecto impositivo y laboral, liberándote tiempo para que te enfoques en el desarrollo de tu empresa, si no que además te permitirá contar con información precisa en tiempo real que sirva de base para la toma de decisiones importantes.

Por lo tanto el contador puede llegar a ser uno de tus socios clave (key partner) para el desarrollo de un modelo de negocios exitoso.

Entonces, ¿qué debés tener en cuenta para elegir correctamente a tu contador?

 

1. Profesionalización

Parece una obviedad, pero vale la aclaración. Es un servicio profesional, por lo que lo primero que deberías indagar es si quien te ofrece los servicios de contador es un profesional con matricula habilitante.

 

2. Calidad ante todo

Buscas un profesional que te brinde soluciones, que te muestre alternativas competitivas para tu negocio, que te asesore sobre potenciales beneficios impositivos que podrías aplicar a tu empresa y que, por supuesto, tenga ordenado y al día todas las cuestiones impositivas y laborales. Estas cualidades las podés encontrar en profesionales que tengan una mixtura justa entre experiencia, proactividad, empuje y visión estratégica.

 

3. Confianza

Como socio clave de tu negocio, debés poder depositar confianza en tu contador por dos cuestiones fundamentales: i) manejo de información clave de tu negocio; y ii) asesoramiento adecuado que contribuya al éxito de tu negocio.

 

4. Proactividad

¿Te ha pasado de tener la sensación de que cada vez que hablás con tu contador es por cuestiones negativas como deudas por impuestos, multas, inspecciones del fisco? ¿Qué tan seguido escuchas de parte de tu contador: «te paso el VEP, vence hoy»? Probablemente esto sea un indicio de que algo está fallando. Un buen contador te avisa con tiempo cuáles son tu obligaciones impositivas por vencer de manera que puedas preveer las necesidades de efectivo para afrontar dichos pagos.

 

5. Adaptación a los nuevos tiempos, sin perder el acompañamiento 

Las nuevas formas de hacer negocios y la cantidad de información que se maneja hoy en día, hacen necesario que los servicios que brinda un contador deban adaptarse para poder responder de manera adecuada. El servicio de contador online te da una respuesta a esa necesidad, brindando un servicio que mantiene el acompañamiento con un equipo de profesionales a tu disposición, pero con la gran ventaja de que no necesitás moverte de tu casa o negocio.

 

Read more

Todo lo que necesitás saber sobre tu Monotributo

¿Qué es el monotributo?

El monotributo es un régimen simplificado para pequeños contribuyentes que unifica un componente impositivo (IVA e impuesto a las ganancias) y un componente previsional (aportes jubilatorios y obra social) en una cuota mensual única, lo que hace más simple y ágil el cumplimiento de las obligaciones impositivas.

 

¿Quiénes pueden ser monotributistas?

Como indicamos anteriormente, el monotributo está dirigido a pequeños contribuyentes. Pero, ¿qué se considera como pequeño contribuyente?

Pueden ser monotributistas las personas humanas que vendan productos o presten servicios y que además:

  • durante los 12 meses inmediatos anteriores no hayan obtenido ingresos (ventas) que superen los topes establecidos para las categorías más altas;
  • no superen los parámetros físicos (superficie afectada, consumo de energía eléctrica) y alquileres devengados establecidos para las categorías más altas.

 

No pueden ser monotributistas quienes:

  • realicen más de 3 actividades simultáneas, o posean más de 3 locales comerciales;
  • realicen importaciones de bienes para comercialización posterior
  • el precio unitario, en caso de venta de bienes, supere los $ 19.269

 

¿Qué son las categorías de monotributo?

Las categorías de monotributo son agrupamientos que permiten escalonar la cuota mensual en función al volumen de actividad de cada contribuyente. Dicho agrupamiento se determina en función de 5 parámetros:

  • Tipo de actividad: venta de bienes o prestación de servicios
  • Ingresos brutos anuales
  • Superficie afectada a la actividad
  • Consumo de energía eléctrica
  • Monto de alquileres devengados

Conforme a estos parámetros, existen 11 categorías (de la A a la K) para venta de bienes y 8 categorías (de la A a la H) para prestación de servicios.

En el siguiente link (Categorías Monotributo 2019) podrás ver los parámetros máximos de cada categoría determinados para el año 2019.

 

¿Qué son las recategorizaciones y cuándo debo realizarlas?

Las recategorizaciones se realizan cada 6 meses (en enero y julio de cada año) y consisten en evaluar la actividad de los últimos 12 meses: los ingresos obtenidos, la superficie afectada, el consumo de energía eléctrica y los alquileres devengados; y contrastarla con los parámetros de la categoría en la que te encontrás inscripta. De esta evaluación puede suceder que: mantengas la categoría actual, o que debas recategorizarte a categoría más alta o más baja que la actual.

 

¿Qué sucede con los impuestos provinciales y municipales?

Como te indicamos anteriormente, con el pago de la cuota mensual del monotributo, estás pagando 2 impuestos nacionales que alcanzarían el desarrollo de tu actividad: IVA e impuesto a las ganancias.

Ahora bien, ¿qué sucede con los impuestos provinciales y municipales?

Con impuestos provinciales y municipales nos referimos a aquellos que gravan el desarrollo de actividades industriales, comerciales o de servicios. En el ámbito provincial, hablamos habitualmente del impuesto sobre los ingresos brutos; mientras que en el plano municipal, la gran mayoría de los municipios cobra una contribución o tasa sobre actividad comercial, industrial y de servicios.

En este sentido, hay provincias y municipios que han adherido al llamado Monotributo Unificado, mediante el cual a través del pago de la cuota mensual de monotributo se abona un importe adicional para cumplimentar con las obligaciones impositivas provinciales y municipales.

Por ello, se debe considerar el lugar donde desarrollás tu actividad para evaluar si aplica o no el Monotributo Unificado.

 

Si todavía no te diste de alta, en Countax te simplificamos el trámite por solo $750

 

Comenzar la Inscripción

 

 

Read more

¿Cómo crear una Startup en Argentina?

La forma jurídica a adoptar es uno de los primeros desafíos que debe afrontar un emprendedor para su startup.

La pregunta “¿qué sociedad me conviene abrir para mi emprendimiento?” es una de las primeras que se escucha cuando un emprendedor solicita asesoramiento profesional.

Para responder a esta pregunta se deben analizar los aspectos principales que presentan las diferentes formas jurídicas y cómo estos pueden afectar al emprendedor y al emprendimiento.

Las principales formas jurídicas que podría adoptar un emprendimiento conforme a la legislación argentina vigente son:

  • Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL)
  • Sociedad Anónima (SA)
  • Sociedad por Acciones Simplificada (SAS)

A su vez, los aspectos más relevantes que deberían tenerse en cuenta a la hora de decidir qué sociedad constituir son:

  • Límite de responsabilidad de los emprendedores
  • Costos de constitución
  • Tiempos de constitución e inscripción
  • Flexibilidad para la entrada y salida de capital inversor

 

Límite de responsabilidad de los emprendedores

Este es un tema muy importante ya que determina el límite hasta el cual deben responder los socios frente a, por ejemplo, eventuales falencias o deudas de la sociedad. En el caso de la SRL, SA y SAS los socios responden hasta el límite del capital que se comprometieron a integrar al patrimonio societario. Sin embargo, en las SH la responsabilidad va más allá y socios responden de manera mancomunada por las obligaciones de la sociedad.

 

Costos de constitución

A la hora de emprender es relevante conocer cuáles serán los costos del startup del negocio, entre los cuales los costos de constitución de una sociedad pueden ser un ítem significativo, sobre todo si no se hace una elección adecuada.

Para constituir una SA se requiere suscribir un capital mínimo de $ 100.000. El capital mínimo requerido de una SAS es significativamente inferior al de una SA, sólo se requiere el equivalente a 2 Salarios Mínimo Vital y Móvil (actualmente $ 25.000), de los cuáles solo se debe integrar (mediante un depósito bancario) el 25% en el momento de constitución de la SAS. El saldo debe integrarse en el plazo máximo de 2 años.

 

Tiempos de constitución

Otro punto central en la decisión de qué tipo de sociedad elegir es el plazo de constitución. En Argentina, para que una sociedad comercial esté regularmente constituida y, por lo tanto, su existencia sea oponible frente a terceros, su contrato social debe inscribirse en el Registro Público de Comercio (RPC).

En el caso de las SRL, el RPC se encuentra en ámbito judicial lo cual implica que trámite de inscripción, así como cualquier modificación del contrato social, resulta en plazos prolongados y con costos de asesoramiento elevados.

Para el caso de las SA y las SAS, el RPC se encuentra en el ámbito administrativo lo cual implica, a priori, mayor flexibilidad y agilidad de los trámites de inscripción y modificación del contrato social. Sin embargo, constituir una SA puede llevar 3 meses o más dependiendo del caso.

En este aspecto la SAS también corre con amplia ventaja. Constituir e inscribir una SAS puede demorar entre 2 y 4 semanas. Sumado a esto, la AFIP tiene convenios con muchos RPC provinciales por medio de los cuales se otorga el CUIT dentro del mismo trámite de inscripción. Es decir que en menos de un mes la SAS puede estar inscripta en AFIP y en el RPC.

 

Flexibilidad para la entrada y salida de capital inversor

Para una startup suele ser relevante la posibilidad de receptar capital inversor para poder escalar a nuevos mercados. En este aspecto la elección del tipo societario adquiere mucha importancia teniendo en cuenta las restricciones que haya para la entrada y salida de capital inversor.

En una SRL el capital está dividido en cuotas sociales, y no está permitido crear diferentes clases de cuotas cómo sí sucede en el caso de las sociedades por acciones (SA y SAS). En las SA y SAS se puede crear diferentes clases de acciones que diferencien las tenencias accionarias de los emprendedores de las de los inversores. Esto facilita la recepción de capital inversor. Asimismo, en una SRL, las cuotas son libremente transmisibles sin embargo, para que sea oponible frente a terceros, la transmisión debe ser inscripta en el RPC.

 

Conclusión

En definitiva, la SAS fue creada para facilitar a un emprendedor darle marco jurídico a su emprendimiento y por ello tiene claras ventajas sobre los otros tipos de sociedades en todos los aspectos relevantes que se deben considerar.

Read more
WhatsApp Chat